30 cosas frente a las cuales debes de dejar de exponerte

Si verdaderamente piensas en cuanto esfuerzo inviertes en rutinas, situaciones y grupo que no aporta ningún beneficio a tu vida, es verdaderamente momento de realizar un cambio. Te presentamos aquí 30 cosas cruciales que debes dejar de hacer.

Cuando dejas de perseguir las cosas incorrectas, le das una chance a las cosas correctas para que éstas lleguen a ti.

Como dijo Maria Robinson, “Nadie puede retornar antaño y entablar de nuevo, pero uno puede entablar hoy y ser el creador de un nuevo resultado.” Incapaz más cercano a la verdad. Pero ayer de que puedas comenzar ese proceso de transformación tienes que dejar que hacer algunas cosas que te mantienen amarrado.

Captura de pantalla 2014-09-08 a la(s) 15.40.33Aquí hay algunas ideas por las que deberías comenzar:

Deja de desperdiciar tu tiempo con la grupo incorrecta. – La vida es demasiado corta como para pasarla con grupo que absorbe tu tranquilidad. Si cualquiera te quiere en su vida, hará banda para ti. No deberías tener que pelear por un banda en la vida de nadie. Nunca, insistas en estar con cualquiera que pasa por detención constantemente lo que verdaderamente vales. Recuerda, las mejores personas no son las que están contiguo a ti cuando estas pasando tus mejores momentos, sino aquellas que están contigo en los peores momentos. Esos son tus verdaderos amigos.

Deja de huir de tus problemas. – Enfréntalos con la caudal en detención. No, no es marcha viable. No hay persona en el mundo capaz de soportar sin daños los embates de los problemas. No se supone que seamos capaces de resolver nuestros problemas en forma instantánea.  No es esa la forma en que estamos hechos. En ingenuidad, nos molestamos, nos ponemos tristes, nos sentimos heridos, tropezamos y caemos. Ese es el efectivo propósito de estar – afrontar los problemas, cultivarse, adaptarnos y resolverlos con el transcurso del tiempo. Eso es, en definitiva, lo que nos ha convertido en las personas que somos.

Deja de mentirte. – Puedes mentirle a los otros, pero no puedes mentirte a ti mismo. Nuestras vidas mejoran solamente cuando nos arriesgamos y el primer y más difícil contienda es ser honestos con nosotros mismos.

Deja de posponer tus deposición. – Una de las cosas más dolorosas es perderse a uno mismo en el proceso de requerir demasiado a cualquiera, y olvidar de que uno igualmente es exclusivo. Si, ayuda a otros; pero igualmente ayúdate a ti mismo. Si hay algún momento en el que debes seguir tu pasión o lo que verdaderamente te interesa, ese momento es el ahora.

Deja de tratar de ser cualquiera que no eres. – Una de los grandes retos de la vida es ser tú mismo y tratar de que el resto te acepte tal cual eres. Siempre habrá cualquiera más bello, más inteligente, más novicio, pero quia serán tú.  No cambies para que la grupo te quiera. Se tú mismo y la grupo apropiada  te querrá por quien verdaderamente eres.

Deja de aferrarte al pasado. – No puedes comenzar a escribir el próximo capítulo de tu vida si sigues releyendo los que ya escribiste.

Abandona tu temor a cometer errores.  –Hacer poco que sale mal es por lo menos diez veces más productivo que hacer marcha. Cada éxito tiene una huella de fracasos detrás de sí, y aún las fallas nos llevan al éxito. Siempre terminas recriminándote más por las cosas que nos hay hecho que por las que si has hecho.

Deja de regañarte a ti mismo por viejos errores. – Puedes requerir a la persona equivocada y rezumar por las cuestiones menos apropiadas, pero no importa cuán mal hagas las cosas, sólo una cosa es segura, los errores nos ayudan a encontrar a las personas y a las cosas que son las apropiadas para nosotros. Tú no eres los errores que has cometido, tú no eres tus dudas, y estás aquí y ahora con la capacidad de modelar tu día y tu futuro. Cada pequeña cosa que haya pasado en tu vida te ha preparado para los momentos que todavía están por venir.

No trates de comprar la tranquilidad. – Muchas de las cosas que queremos son caras. Pero la verdad es que las cosas que verdaderamente nos satisfacen son totalmente desinteresadamente – el simpatía, la risa y trabajar sobre nuestras pasiones.

Deja de mirar a otros buscando la tranquilidad. – Si no estás acertado con quien eres en tu interior, nunca serás acertado en ninguna relación con nadie más. Debes primero crear estabilidad en tu vida para poder compartirla con cualquiera más.

Deja de holgazanear. – No pienses mucho o terminarás generando problemas que no existían. Evalúa las decisiones que necesitan acciones decisivas. No puedes cambiar aquellas cosas que te niegas a confrontar. Progresar siempre implica riesgos. Punto.  No puedes presentarse a segunda almohadilla si todavía tienes tu pie en la primera.

Deja de pensar que no estás inteligente. – Nadie se siente 100% preparado cuando surge una oportunidad. La mayoría de las grandes oportunidades en la vida nos fuerzan a crecer más allá de nuestras zonas de confort, lo cual significa que no nos sentiremos nunca a estilo dando los primeros pasos.

Deja de relacionarte por las razones incorrectas. –  Las relaciones deben ser elegidas sabiamente. Es mejor estar solo que en mala compañía. No hay condición de apurarse. Si poco está destinado a ser, será – en el momento apropiado, con la persona apropiada y por las razones apropiadas. Enamórate cuando estés inteligente, no cuando te sientes solo.

Deja de rebotar relaciones solamente por que las anteriores no funcionaron. –  Te darás cuenta que cada persona que has conocido en tu vida ha sido por una razón. Algunas te pondrán a prueba, algunas te usarán, y algunas te enseñarán. Lo más importante es que algunas sacarán lo mejor de ti.

Deja de competir con todo el mundo. – No te preocupes por lo que otros hagan mejor que tú. Concéntrate en humillar tus propios records. El éxito es una batalla entre tú y tú mismo.

Deja de percibir celos de los otros.  Celar es el arte de contar las bendiciones de otros en vez de contar las propias. Pregúntate. “¿Qué es lo que tengo que cualquier otra persona querría tener?”

Deja de quejarte y percibir pena por ti mismo. – Los golpes de la vida te son dados por alguna razón – modifica tu camino en la dirección que signifique poco para ti. Puedes no ver o entender todo lo que pase en un determinado momento, y que puede ser muy duro. Reflexiona sobre los golpes que la vida te ha poliedro en el pasado. Verás que la mayoría de ellos te han llevado a estar en un banda mejor  que en el que estabas,  a ser una mejor persona, a alcanzar un estado mental mejor o a una situación más conveniente. Por eso ¡Sonríe! Deja que todo el mundo vea que hoy eres más válido de lo que eras ayer, y lo serás.

Deja de cargar con rencores. – No vivas  tu vida con odio en tu corazón. Terminarás haciendo más daño a ti mismo que el que puedes causarle a aquellos que odias. El perdón no es aseverar “Lo que me hiciste está acertadamente”. Es aseverar, “No voy a dejar que lo que hiciste arruine mi tranquilidad para siempre”. El perdón es la respuesta … libérate del odio, encuentra la paz, libérate a ti mismo. Recuerda, el perdón no es solamente para los otros, es para ti igualmente.  Si debes perdonarte a ti mismo, hazlo y prostitución de hacer mejor las cosas la próxima vez.

Deja de permitir que otros te rebajen a su nivel. –Niégate a descabalgar tus estándares para congratularte con aquellos que se niegan a subir los propios.

Deja de perder tiempo tratando de dar explicaciones a los otros. – Tus amigos no las necesitan y tus enemigos no las van a creer. Haz lo que sientas que es apropiado en tu corazón.

Deja de hacer las mimas cosas una y otra vez sin tomarte un alivio. – El tiempo para tomarte un respiro es precisamente el momento en que no tienes tiempo para hacerlo. Si sigues haciendo lo que estás haciendo, seguirás obteniendo lo que estas obteniendo. A veces es necesario distanciarse para ver las cosas más claramente.

No dejes de ver la belleza de los pequeños momentos. – Disfruta de las pequeñas cosas, porque un día podrías mirar con destino a antaño y ver que eran grandes cosas. La mejor parte de tu vida serán los pequeños momentos que pasaste sonriendo contiguo a cualquiera que te importa.

Deja de intentar que las cosas sean perfectas. El mundo presente no premia a los perfeccionistas, premia a las personas que hacen las cosas.

Deja de seguir el camino del beocio esfuerzo.  – La vida no es viable, especialmente cuando planeas alcanzar poco que vale la pena. Nunca tomes el camino viable. Hay poco extraordinario.

Deja de realizar como si todo estuviera acertadamente, cuando no todo está acertadamente. – Está acertadamente dejarse caer a veces. No siempre debes pretender ser válido, y no hay condición de probar constantemente que todo está acertadamente. No te debería importar lo que los otros piensen. Llora si lo necesitas, es bueno dejar fluir tus lágrimas. Cuanto más pronto lo hagas, más pronto serás capaz de sonreír otra vez.

Deja de culpar a otros por tus problemas. – El magnitud de los sueños que puedes alcanzar depende de cuánta responsabilidad asumas sobre tu propia vida. Cuando culpas a otros de las penas que estas pasando, niegas tu responsabilidad – le das a otros  poder sobre parte de tu vida.

Deja de tratar de ser todo para todos. – Aventajar eso es inútil, y solamente tratar de hacerlo te consumirá. Sin secuestro hacer que cualquiera pueda sonreír, puede cambiar el mundo. No al mundo inalterable, pero si a su pequeño mundo.  Focalízate en un rango más prieto.

Deja de preocuparte demasiado. – Las preocupaciones no le quitarán la carga al mañana, lo único que harán es quitarte el placer al hoy. Una modo de cotejar si vale la pena preocuparse por poco es hacerte esta pregunta: ¿Esto será importante internamente de un año?, ¿Tres abriles? ¿Cinco abriles?  Si no, deja de preocuparte por eso.

Deja de focalizarte en aquellas cosas que no quieres que ocurran.– Focalízate en lo que si quieres que ocurra. El pensamiento positivo es el preludio de toda historia exitosa. Si te levantas cada mañana pensando que poco maravilloso va a suceder en tu vida, y si prestas atención, verás que estabas en lo cierto.

Deja de ser desagradecido. – Sin importar cuán bueno o malo sea tu día, no dejes de despertar en la mañana y devolver por la vida que tienes. Cualquiera en alguna otra parte está peleando desesperadamente por la suya. En vez de pensar lo que te errata, prostitución de pensar lo que tienes y lo que a muchos otros les errata.

Comenta via Facebook, tus seguidores lo verán!

Gracias por compartir!