8 razones por las cuales un hombre de verdad nunca engañaría a cualquiera a quien positivamente ama.

Hay tantos niños, y tan pocos hombres de verdad.

Estoy suficiente disgustado con ustedes estúpidos chicos, que pretenden ser hombres de verdad. De hecho, me costaron recientemente una relación potencialmente prometedora. Porque se las han ingeniado para engañar a tantas mujeres y destruir su confianza, que al parecer ya quedan muy pocas que estén dispuestas a encargar en otro hombre de nuevo.

Nunca en mi vida le he sido infiel a una mujer, ni nunca lo seré. Desafortunadamente, muy pocas mujeres parecen creerme. Estoy seguro que no soy el único hombre que se ha pasado enfrentado a un problema similar.

Incluso, estoy seguro que hay un montón de hombres buenos que han tenido que cargar con el peso de otro imbécil. Cuando destruyes la confianza de una mujer en torno a ti, nunca la recuperas. Me refiero a positivamente nunca. Tristemente, lo estás arruinando por otra parte para el venidero hombre que llegue a su vida.

Al engañar a una mujer, le generarás un daño a holgado plazo, seguramente ésta será incapaz de encargar en otro hombre, quizás por unos cuantos abriles. Los hombres de verdad no engañan. Aquí el por qué:

8 razones por las cuales un hombre de verdad nunca engañaría a cualquiera a quien positivamente ama.

Los hombres de verdad son estables emocionalmente.

Por lo genérico escuchamos que las mujeres tienen problemas para controlar sus emociones. Pero la verdad es que los hombres somos mucho peor. Mientras las mujeres tienen la inteligencia emocional para compartir sus sentimientos y discutir sus problemas (la mayoría del tiempo), los hombres prefieren embotellarlos.

Hasta que no pueden soportarlo más y explotan. Cuando poco va mal en una relación, puede que las mujeres lloren, se quejen, se pongan rabiosas, o se vuelvan indiferentes, pero los hombres –los hombres débiles- pretenden no apreciar carencia.

Cuando la podagra embalse el vaso, buscan cualquier cosa que los pueda hacerse apreciar aliviados, cualquier forma para liberar tensiones. Toman. Fuman. Tienen sexo. Desafortunadamente, como éstos no están en comunicación con su mujer, tienen sexo con lo que sea que encuentren por ahí. Los hombres de verdad, tienen la capacidad de contraponer sus emociones de una forma apropiada.


Los hombres de verdad tienen suficiente fuerza de voluntad como para mantenerlo adentro de sus pantalones.

Lamento tener que informarles esto, pero por el sólo hecho de ser hombre, vas a querer acostarte con cada mujer hermosa que se te cruce en el camino. Textualmente, con cada una de ellas.

En cambio, si eres un hombre de verdad, no te vas a arriesgar a echar a perder todo lo que tienes por unos cuantos minutos en la cama con una mujer con la cual muy probablemente no tengas ni química. Si positivamente tienes muchas ganas de tener sexo, entonces ¿por qué no hacerlo con la mujer que te ama?

Si el sexo con tu pareja te aburre, debes hacer poco para volverlo más emocionante. Se necesita de dos para hacerlo placentero, pero si ella no trae la crema cerco, entonces toma tú la iniciativa.


Los hombres de verdad no salen con mujeres que no aman o que no creen poder durar a hacerlo algún día.

Obviamente, todos salimos con personas de las cuales no estamos seguros si llegaremos a enamorarnos – si el simpatía a primera clarividencia existe, es raro el caso.
Sin interrupción, muchos saldrán con cualquiera que no les interesa positivamente o no les importa, y lo seguirán haciendo simplemente por conveniencia.

¿Para qué salir a inquirir un trasero, si puede ser entregado a domicilio? Los hombres de verdad entienden que las mujeres no son objetos, por lo tanto, no las utilizan simplemente para satisfacer sus propias deposición. Cuando se dan cuenta que no aman a una mujer, se lo hacen memorizar, en vez de seguir en una mentira.


Los hombres de verdad son respetuosos.

Tratan a las personas con respeto, especialmente cuando se prostitución de la mujer con la cual están saliendo. Ser infiel es mentir, destrozar la confianza, lo que demuestra que no te importa tu pareja ni como enamorado, amigo o ser humano.

Al ser infiel, estás intentando comportarse como si fueras mejor que ella, pero en verdad, no lo eres. Si destrozas la confianza que tiene en ti, positivamente nunca la recuperarás. Tuve que aprenderlo por las malas.


Los hombres de verdad no necesitan obtener “logros” femeninos para sentirse más hombres.

Los hombres de verdad saben que son hombres de verdad. Lo pueden apreciar en cada paso que dan. Lo demuestran a través de sus comportamientos y actitudes. Muchos “hombres” hoy en día, creen que es admirable copular con la longevo cantidad de mujeres que sea posible, como si fuera un tipo de diversión, y las mujeres fueran coleccionables.
Las mujeres no son objetos, y este diversión al cual estás jugando se fogosidad vida. Si te atrapan haciendo trampa (siendo infiel), y hay mucho en diversión, podría hasta arruinarte tu vida.


Un hombre de verdad, nunca le haría daño a la mujer que ama.

Para ser justos, un hombre de verdad, nunca le haría daño a ninguna mujer, y especialmente no a la mujer que ven como un complemento de ellos mismos. Un hombre de verdad ama y se preocupa por sí mismo y por todas las personas cercanas a él.

Si tienes la suerte suficiente de ocurrir contrario a una mujer a quien cortejar, y eres aún más suertudo de que ella corresponda a tu simpatía, haz todo lo que esté a tu repercusión para hacerla sonreír. No hay carencia peor en el mundo que perder a una persona que amas. Los errores, son errores, sí, pero no siempre son perdonables.


Los hombres de verdad saben lo que es importante en la vida.

Los hombres decentes están tan ocupados viviendo la vida de sus sueños que no tienen tiempo para desviarse por los excesos. Están trabajando para obtener todo lo que quieren en la vida, pero lo más importante es que saben lo que positivamente quieren.

Como hombres, por lo genérico queremos más de lo que ya es de por sí muy bueno para nosotros. Sólo cuando conseguimos lo que creíamos querer, nos damos cuenta de los errores en nuestro camino. Te digo ya mismo que debe existir solamente una mujer en tu vida.

Esa única mujer que te amará tu vida entera, es lo que positivamente importa. De lo demás ni siquiera te acordarás.


Un hombre de verdad tiene las cojones para terminar con una mujer.

Si planeas serle infiel, entonces claramente no quieres estar con ella. Sé sensato para tus cosas y simplemente ponle fin a la relación. Igualmente lo harás tarde o temprano.

Sé un hombre de verdad y no un cobarde tembloroso.

Comenta via Facebook, tus seguidores lo verán!

Gracias por compartir!