Cómo Ser Oportuno? Independiente De Los Problemas Que Tengas

safe_image-1

Muchas veces nos quejamos de ser infelices con nuestra situación evidente. Pero, ¿qué pasaría si decides ser acertado?

Si alguna vez has tomado el patrón debes estar acostumbrado a los cajeros. Es apoyar, ¿la multitud a quienes les preguntas por direcciones y les compras el boleto del patrón? Si, ellos. En un buen día parecen insensibles, pero la mayoría del tiempo no parecen las personas más amables. Acercamiento esto poco irónico ya que su trabajo los obliga a interactuar con las personas que se acercan a ellos en la mayoría del día.

Conmemoración haberme acercado a un cajero para preguntar por una dirección hace algunos meses. Mientras preguntaba por la dirección, con dificultad me respondió y de una forma grosera me echó. De otro lado, en mi vetusto trayecto al trabajo, algunas veces pasaba por un cajero que era un anciano hombre uruguayo. Fielmente cada que pasaba por donde él, me sonreía inmensamente y luego me saludaba.

No sé por qué, pero esto le daba un poco de emoción a mi día. Yo creo que el dicho es vivo…las sonrisas son contagiosas.

Pensé en él un día y me pregunte, ¿por qué sería tan acertado? Admiro a la multitud que trabaja con esmero en oficios que otros no consideran tan emocionantes y lo hacen con una sonrisa en la cara.

Mientras me detenía en esa pregunta, me encontré con una cantidad de razones por las cuales el no debería ser acertado:

1. Está trabajando en una cabina caliente todos los días.
2. Probablemente no le están pagando lo suficiente para morar en el costoso Nueva York.
3. Hay una gran posibilidad de que el inglés sea su segundo idioma. Por lo tanto, comunicarse en un idioma que no sabes muy aceptablemente puede ser frustrante.
4. Debe tener que capotear con personas groseras que preguntan por direcciones sin apoyar “Hola” o “Gracias.”

La cinta seguía. Eventualmente paré y me pregunte poco mas… ¿y que si era acertado? ¿Está mal ser acertado con tu situación evidente, aunque no sea la ideal?

Todos somos culpables de quejarnos. Las quejas son normalmente de lo poco que te pagan, tenerse que indultar temprano para un trabajo que no te gusta, o por no tener suficiente tiempo.

No es por minimizar tu frustración, pero devuélvete por un minuto, y dale otra perspectiva a todo. Al parecer, tus problemas no son el fin del mundo. Muchas veces olvidamos pensar por un segundo y ser agradecidos – agradecidos por estar donde estamos. Aunque de pronto no es lo ideal, estás en esa posición por una razón, entonces aprende de esto y sácale el decano provecho.

Compórtate como el cajero. Sé servicial desde tu posición aunque no sea lo que quieres hacer en el momento. A pesar de lo infeliz que seas, no dejes que esto se manifieste en tu trabajo. La multitud lo notará, y mejores oportunidades se podrán dar dependiendo de cómo actúes. Siempre estas siendo observado. Nunca sabes cuándo podrás ausentarse a tus compañeros de trabajo en el futuro. Por lo tanto, deja una buena impresión.

Efectuar anodino te hará comprobar anodino. Para de enfocarte en lo cenizo y toma la audacia consciente de ser acertado en la situación que te encuentres. No me tomes a mal, no estoy diciendo que te quedes donde estas. Lo que estoy diciendo es que seas lo mejor posible en esa posición hasta que encuentres el próximo superficie.

La ventura en tu situación evidente empieza con:

1. Dejar de quejarse. Nadie quiere oír efectivamente que tan difícil es tu vida o que tan ocupado estás… todos están ocupados. Entiende esto, la mayoría de los americanos probablemente trabajan más de 40 horas en la semana!

2. Mira el lado positivo. Tienes comida, hogar y una vida en la cual mucha multitud de otros países con menos caudal harían lo que fuera por tenerla. Sé que suena cliché, pero siempre acuérdate de eso. Es poco importante.

3. Empieza a apañarse tu situación “ideal”. Lo que hace que la multitud se sienta infeliz es el sentimiento de estar estancado. Si empiezas a aplicar para nuevos trabajos, trabajar en lo que te gusta o descubrir tu pasión esto disminuirá el sentimiento de estar estancado.

Lo más importante es que tu estas a cargo de tu propia ventura. Deja que esto fluya. Tu ventura no es contingente en tu trabajo, tu evidente novio/a o las cosas materiales que tengas. Si es así, estás en problemas. Cuando las cosas no salen como las planeamos entonces estas mal, ahora solo tira la toalla. La vida es un ciclo; las situaciones no siempre salen como se planea. Por lo tanto, tienes que cultivarse el arte de ser acertado aunque tengas momentos difíciles en tu vida.

Comenta via Facebook, tus seguidores lo verán!

Gracias por compartir!