¡Es hora de la venganza! Parece una simple animación, pero es mucho más que eso.

Una civilización que sí merece ser destruida.

Una plaga azul ha golpeado el mundo. Pronto, el pequeño brote se convierte en una epidemia de proporciones épicas. Todo el mundo está explotando. Pero no te preocupes, este es un mundo que queremos perder.

Parece una historia animada de ciencia ficción, pero en realidad es mucho más. Es un corto hecho en Reino Unido para rendir homenaje a los investigadores que frenan el cancer.