La isla de conejos de Japón demuestra que estos animales no siempre son plagas

Okunoshima es una isla japonesa con un diámetro de aproximadamente 4 kms en donde podemos encontrar un hotel, un camping y una cancha de golf. También existe un pequeño museo de la 2° Guerra Mundial ya que la isla fue sede donde se producían armas químicas durante la guerra. Pero nada de esto ha potenciado el turismo en la isla.

La isla se ha convertido en un destino atractivo para turistas debido a su gran población de conejos semi-salvajes, los cuales no tiene depredadores naturales. Se estima que existen alrededor de 300 conejos saltando por ahí.

2

Laura Moss escribió un reportaje para MNN, en donde cuenta que los conejos fueron llevados a Okunoshima para utilizarlos como pruebas para el desarrollo de gases venenosos. También escribe: “Otra fuente cuenta que un grupo de escolares durante un paseo de curso liberaron 8 conejo en 1971”.

Uno puede pensar que los conejos son una plaga, pero al parecer no se han transformado en un problema como sucedió en la isla escocesa Canna. Bajo ciertas condiciones,

3

The Huffington Post publicó el video de una turista perseguida por una estampida de conejos. Si, una estampida de conejos.

Desde la primera vez que se publicó el video, han informado que la joven que filmó y apareció en el video es Yu Yu Lam.

Los conejos esperan que los turistas lleguen a alimentarlos.

Éste es otro encantador video de conejos interactuando con turistas.