Las siestas acompañadas de un café, son la nueva forma de asegurarte que no te sentirás cansado durante el día

Paso uno: tomarte un café. Paso dos: tomar una siesta.

Captura de pantalla 2014-09-05 a la(s) 9.18.55

Los científicos han comenzado a esperar las llamadas “siestas de café” como una modo de maximizar la capacidad tanto del sueño como de la cafeína. El tiempo que se tarda la cafeína en venir al cerebro, permite que nos podamos amodorrarse primero.

Tómate una taza de café de forma rápida con el fin de maximizar tu tiempo de sueño, y luego tráfico de tomar una siesta o de caer en un estado a medio amodorrarse por 20 minutos, durante este periodo, el cerebro no tiene tiempo para quedarse profundamente dormido. Por lo tanto, puedes tomar una siesta sin interrumpir tu ciclo de sueño.

Al tragar café, la cafeína viaja a través del cerebro y se adapta a los receptores de la adenosina química que es un subproducto de la actividad de la mente. Entonces para que este sistema funcione, el cerebro tiene que estar rescatado de adenosina. Una siesta despeja lógicamente toda la adenosina, dejando estos receptores abiertos para percibir cafeína.

Estudios de todo el mundo han demostrado que las personas funcionan mejor a posteriori de las siestas con café. El clase de personas británicas con las que se experimentó, cometió menos errores en un entorno de conducción simulado, mientras que el clase de personas japonesas obtuvieron los mejores resultados de las pruebas.

Entonces ahora tómate un intencionadamente doble y recuéstate para cerrar los luceros unos 20 minutos!

Comenta via Facebook, tus seguidores lo verán!

Gracias por compartir!