Por qué lloramos al pelar cebollas?

¿Te lo has preguntado alguna vez? Lo sabemos, no hay nada más molesto que estar cortando una cebolla y empezar con ese escozor de ojos donde no tardan en rodarnos las lágrimas. Una congestión exagerada donde no faltan los viejos remedios para evitar tal llorera natural, producida en realidad por una enzima presente en este vegetal que afecta directamente a nuestros ojos.

¿Quieres saber más?

La tristeza al cortar una cebolla

Las cebollas acompañan muchos de nuestros platos. Nos encanta combinarla en salsas, carnes, con otras verduras… Y no solo se trata de un comensal imprescindible en cualquier mesa de cualquier país, la cebolla, o Allium cepa, es una fuente increíble de vitaminas B3, B6, C, E, múltiples minerales como el potasio, magnesio, calcio…y lo que es aún mejor, se alza como una poderosa defensa frente a hongos y bacterias.

Antiinflamatorias, antialergénicas, antidiabéticas, protegen nuestro corazón, previenen la osteoporosis y cómo no… también nos hacen llorar. Una curiosa ironía sin duda, como una broma que hemos de pagar por beneficiarnos de sus principios tan saludables. Pero ahondemos ya en esta cuestión ¿Por qué se nos caen tan desconsoladamente las lágrimas al pelarla o cortarla en trocitos?

cebolla llorar

Por unas moléculas llamadas Syn-propanotial-S-óxido, procedentes de un tipo de aminoácidos. Se trata de un tipo de aceites volátiles que se desprenden en el momento en que cortamos su piel, un tipo de ácidos muy incisivos y corrosivos que impactan de lleno en nuestros ojos desencadenando las lágrimas. Son nuestras terminaciones nerviosas de la córnea quienes detectan esta traviesa sustancia defendiéndose de ella con las necesitadas lágrimas. De no hacerlo, de no llorar, nuestros ojos quedarían totalmente irritados.El punto álgido de su poder corrosivo,  llega exactamente a los 30 segundos tras haber realizado el primer corte de la cebolla.

Remedios tradicionales para evitar llorar al cortar una cebolla

  • Deja la cebolla unos 20 minutos en la nevera, según dicen, de este modo se reducen los vapores sulfúricos.
  • La raíz de la cebolla es donde se concentra la mayor intensidad de los ácidos. Intenta cortar esta parte en el último momento.
  • Es mejor no desgarrar las capas de la cebolla. Lo mejor es quitar la capa de fuera poco a poco, después, pelar la cebolla a mano. Cuando debas utilizar el cuchillo, procura que el filo sea fino pero dotado de algún tipo de textura o forma, ya que de este modo suavizamos también el impacto de salida del ácido de la cebolla.
  • Y por último no podemos dejar de ofrecerte el más importante de todos los consejos: ni se te ocurra cerrar los ojos cuando estés cortando cebolla. Los accidentes domésticos producidos por los cuchillos, se producen justo en este instante. Así que, límpiate las lágrimas  ¡Pero nunca cierres los ojos!