Un grupo de jóvenes genios hicieron que una compañía corrupta tuviera el susto de sus vidas. Ahora es tiempo para la segunda ronda

Cuando se consigue asustar a una compañía energética tan grande de esta manera, algo debes estar haciendo bien.

Esta campaña es básicamente un David contra Goliat para crear un precedente de como las comunidades pueden tomar control de su futuro energético.