Gata se congela en la nieve y sobrevive

Gata se congela en la nieve y sobrevive [Esta es la Historia]

Se dice que los gatos tienen 7 vidas y este parece ser el caso de Fluffy, una gata que se congelo a bajas temperaturas pero que sobrevivió a pesar de ser encontrada en un estado más en el lado del otro mundo que en el dónde nosotros habitamos. Si hubieras sido uno de los primeros testigos algunas lágrimas se te caerían, es por eso que en esta oportunidad contaremos los sucesos de esta gatita al aventurarse en Montana, Estados Unidos quien se congelo, pero dio una de sus vidas para mantenerse estable sobreviviendo a los hechos.

Fluffy, la gata que sufrió las inclemencias del clima, pero sobrevivió

En las noticias comenzando el mes del presente año se escucharon que las temperaturas del clima eran intensamente bajas en Estados Unidos y en Canadá, pero finalizando enero estas temperaturas tan cambiantes lograron controlarse, aunque las zonas donde reinaban la temperatura bajo cero perduraban en Montana. Esta situación llevo a lo ocurrido con la gata Fluffy quien se congelo, pero milagrosamente sobrevivió a la cruda temperatura.

La historia de Fluffy, una gata sobreviviente al frio

En Montana se mudó una familia a la residencia que habían adquirido, es entonces que luego de mudarse completamente se dieron cuenta que cerca había una gata que frecuentaba las cercanías como si de una rutina se tratara. Ellos le dieron el nombre de Fluffy, aunque no se consideraban sus dueños le daban alimento y cariño en el momento que la gata venía a visitar. Pero finalizando enero cuando la familia vuelve a su casa se da cuenta que en el perímetro del jardín se encuentra la gata congelada y llena de nieve, había sido víctima del fuerte oleaje de la temperatura que no paraba de granizar.

La familia ni por un segundo lo pensaron y llevaron a Fluffy hasta la veterinaria cercana que pueda tratar este desastre por la naturaleza. Llegando a la clínica las primeras observaciones dieron cuenta que la gata no tenía signos de temperatura alguna por lo que la situación se volvía critica.

Los especialistas no se rindieron y dieron todo para conseguir que despertara la temperatura de Fluffy con ayuda de calefactores y líquidos intravenosos. Tuvo que pasar una hora de constante esfuerzo hasta que la gata lanzo un ligero maullido, alegrando a la familia que la había llevado y a quienes la trataban. Enseguida fue llevada hasta un hospital de emergencias en donde les darán el trato que faltaba para que ella se reponga. Su temperatura incremento y Fluffy podía caminar de nuevo.