La fábula de Esopo sobre el cuervo ingenioso pudo ser verdad