Le insistieron que nunca saldría del hoyo por más que lo intentara… Por suerte nos los escuchó

Dos ranitas cayeron a un hoyo del que nadie creía que podrían salir. Esta historia tiene una moraleja tan aplicable que todos deberíamos aprender de ella. ¡No es tan difícil!

Comenta via Facebook, tus seguidores lo verán!