Por qué abrimos los ojos cuando tenemos miedo